Dana en Toledo. Al borde de la tragedia


Dana en Toledo

AL BORDE DE LA TRAGEDIA

Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía

La Dana en Toledo ha dejado a parte de la ciudad sumida en un auténtico infierno de imágenes que difícilmente olvidarán. Mi nombre es José Álvarez y soy una de esas personas.

 
UN SEGUNDO ANTES DEL CAOS

Los vecinos nos afanábamos en limpiar los destrozos que la noche anterior había dejado el temporal Dana en Toledo, en nuestro barrio, en nuestras casas.

Ataviados con fregonas y cepillos sacábamos el agua que subía apenas unos centímetros del interior cuando de repente una cantidad ingente de agua hizo aparición por el callejón (véase la diferencia de nivel entre el agua interior y el exterior).

No hubo tiempo para nada, sólo para protegernos escaleras arriba. El resto, es historia, pero de la negra.

Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía
Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía
Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía
EL PASEO DE LA ROSA

Incredulidad, resignación, momentos duros para muchísima gente. 

Muchos negocios al pie del Paseo de la Rosa han sido de los más afectados por la Dana en Toledo. El agua arrasó con todo a su paso, inundando locales que poco o nada pudieron hacer para salvarse de la riada que llegó desde el arroyo que le da nombre.

Difícil explicar las imágenes sin estremecerse. Difícil comprender cómo ha podido ocurrir esto, pero dando gracias de que no haya que lamentar daños humanos. Pero no anduvo lejos la cosa.

Para acabar con esta odisea de día, antes de que cayera el Sol, los vecinos trataron de limpiar los accesos, las alcantarillas por si fuera el caso de que la lluvia volviera a hacer acto de presencia. Una tarde complicada, un amanecer que sería peor.

Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía
LAS IMÁGENES DE LA DANA EN TOLEDO: EL DÍA DESPUÉS

Dicen que después de la tormenta llega la calma, pero no es siempre cierto. Los primeros rayos de luz teñían el cielo de colores que aún no dejaban ver la magnitud de lo ocurrido. El agua prácticamente había desaparecido. Sin embargo el fango hacía de las calles que circundan al arroyo de la Rosa un lugar intransitable.

Creía haber visto lo peor, pero no. A medida que veía el paseo de San Vicente mi estupefacción iba en aumento. El nuevo centro de salud del barrio anegado, el pabellón se mantenía en pie. Sí, aunque los muros del campo de fútbol y del campo exterior de fútbol sala había cedido por completo ante el empuje del agua.

Y aún quedaba más. La piscina se había convertido en un lugar tétrico, desolado. Como si no hubiera actividad desde hace siglos. El campo de fútbol una barrizal inservible del que poco se va a poder rescatar.

Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía
Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía
Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía

LA REFLEXÓN

Habiéndolo vivido en primera persona, sé que poco o nada se puede hacer llegado el momento. Pero como todos, hoy, nos preguntamos porqué somos tan inteligentes de construir en los márgenes de los ríos y arroyos.

No hace falta sacar el dedo para señalar culpables, no es el momento, nunca parece serlo. 

Así que sigamos así, que la naturaleza sólo nos devuelve lo que nosotros damos.

 

LA GENTE DEL BARRIO

Me quedo con ellos. Con los que no dudaron en salir a la calle a ayudar de la manera que podían. No se trataba de ser el héroe de esta historia, pero lo fueron involuntariamente. Así que gracias por hacer que siga confiando en las personas.

Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía
Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía
Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía
Dana en Toledo - José Álvarez Fotografía