La primera cámara portátil de Johann Zahn


La primera cámara portátil de Johann Zahn

Desde las aportaciones de Leonardo Da Vinci y el desarrollo de Giovanni Battista della Porta fueron muchas las personas que investigaron y desarrollaron artilugios que contribuyeron significativamente al desarrollo de la cámara oscura. Sin embargo, el mérito y reconocimiento de haber creado la primera cámara portátil recayó en Johann Zahn.

Antecedentes

Quizás, la idea de Roger Bacon no estaba directamente relacionada con mejorar la cámara oscura. Pero tiene un papel fundamental. A él se le atribuye la creación de la lupa. Además, gracias al desarrollo de su invento fue posible la construcción de microscopios, telescopios y los lentes de la cámara fotográfica.

Y si nos referimos a invenciones, debemos escribir sobre Daniele Barbaro ya que a él se le atribuye la creación del diafragma a mediados del siglo XV. Su fin era el de poder controlar la cantidad de luz que pasaba a través de la lente. La forma más básica consistía en una placa perforada de diámetro fijo. Después evolucionó hacia un grupo de placas con distintos diámetros que se colocaban delante del objetivo.

Hoy en día se conserva en la Biblioteca Nacional de París un grabado que muestra la cámara oscura «transportable». Se trata del primer intento de hacer de la cámara oscura un objeto manejable. Está descrito dentro de la obra Ars Magna Lucis et Umbrae. Que viene a significar Gran Ciencia de Iluminación y Oscuridad. Su autor es Athanasius Kircher. Lamentablemente jamás pasó a ser un proyecto. Pero fue su alumno quién sí dio el paso definitivo. 

La primera cámara portátil - Johann Zahn - José Álvarez Fotografía

Johann Zahn

La cámara oscura portátil ya estaba en mente de muchos creadores. Los avances cada vez eran más significativos. Por ejemplo, la implementación de un espejo inclinado a 45 frente al tubo con lentes. De esta forma la imagen era reflejada y hacia arriba y recibida sobre un papel. Para facilitar la visión se añadió una visera o caperuza de tela opaca.

Así, en 1686, Johann Zahn ilustraba su obra Oculus artificialis teledioptricus. En ella aparecían varios tipos de cámara ópticas de tamaños suficientemente reducidos. Las denominaba cajón y tenían una característica especial. Por primera vez se hablaba de un visor réflex. Consistía en una pantalla de cristal traslúcido e interiores pintados de negro para evitar reflejos y luces parasitarias, hoy conocidos como flares. 

Su cajón era de madera, de unos 20 cms de ancho por 60 de largo. En su interior disponía de una lente movible que permitía el enfoque y de una abertura regulable para controlar la luz que entraba. Vamos, que si no fuera porque no tenía papel fotográfico este tío habría inventado la cámara de fotos.

Y así de cerquita de las cámaras actuales acabamos por hoy. La semana que viene seguiremos avanzando en el tiempo a ver si por fin desvelamos algunos de los misterios más interesantes de la fotografía. Si no te lo quieres perder, tienes una cita el martes con nosotros.

Hasta entonces puedes entretenerte practicando tu fotografía y etiquetándonos en instagram para que hagamos una crítica constructiva de tu trabajo o quizás dejando algún comentario en facebook para que nos animéis a seguir con estas entregas. Aquí abajo están los enlaces. Buena semana y a disfrutar.