LIVE your LIFE

descubre Brujas

MINNEWATER

El origen

El Minnewater es, en realidad, parte de los restos de uno de los puertos más importantes del mundo en la Edad Media. El lago tiene unos 800 años. Hoy, casi todo los edificios que lo rodeaban han desaparecido y la vegetación ha ido ocupando su lugar. El resultado es un sitio cautivador. Pero lo cierto es que el lugar te habla, a la vez, del esplendor y la muerte de la ciudad.

Cuando se construyó, Brujas era una de las ciudades más ricas y grandes de Europa. El tráfico en los canales era tan intenso que hubo que crear este lugar para que los barcos tuvieran espacio suficiente para maniobrar y estacionar. Cerca de cien embarcaciones podían darse cita aquí. Pero poco a poco los barcos fueron dejando de llegar, la actividad se fue para otros puertos y la ciudad acabó por caer en un letargo del que no despertaría en siglos. Hoy se respira una paz extraña, como si ese largo sueño de siglos hubiese dejado algo que lo impregnase todo y este lugar continuase su existencia al margen del tiempo.

 
 

La casa de agua

En realidad se trata de una casa-exclusa. Debajo de esos arcos hay unas compuertas que hacen que el agua del estanque y la de los canales estén a niveles diferentes. Y es que el propio estanque también se usaba como si fuese un enorme depósito de agua. Así se conseguía que se mantuviese estable el nivel de los canales de la ciudad.

El Minnewater o lago del amor

Hay alguna leyenda de amores imposibles, de muerte y de un joven enamorado que cava la tumba de su amada Minna en este mismo lugar. Aunque la verdad es que el apelativo parece que viene de una simple coincidencia de palabras (minne significa amor en flamenco). En cualquier caso, la magia del lugar es irrebatible.

BEGIJNHOF

El Begijnhof o Beaterio es lugar sobrecogedor. Es una ciudad dentro de la ciudad. Aquí por encima de todo reina el silencio y así lleva siendo desde hace 800 años. 

 

Los habitantes del Begijnhof

Fundado por Margarita de Constantinopla en 1245, desde la Edad Media, en estas casas han vivido mujeres muy poco convencionales. Eran mujeres de una cierta posición social que decidían vivir en comunidad. Su trabajo era servir a Dios y hacer caridad, pero sin llegar a hacer votos. Nunca resultaron muy cómodas para la jerarquía eclesiástica.

En los tiempos medievales la mujer tenía un papel muy limitado en la sociedad. Prácticamente sus opciones pasaban por casarse o entrar en un convento. Y para complicar más las cosas. las Cruzadas se llevaban decenas de miles de hombre a Tierra Santa. Ellas se quedaban solas, junto a otras muchas jóvenes. Había muchas mujeres  y la sociedad no tenía sitio para ellas. Los beaterios fueron una salida.

 

La Iglesia

Los beaterios fueron muy populares en esta parte de Europa. Tanto que acabaron por despertar la preocupación de la autoridades religiosas. Veían en ellos un movimiento demasiado autónomo. Así que no tardaron en acusarlos de ser centros de herejía o brujería. 70 años después de crearse este begijnhof, el Papa prohibió el movimiento.

Sin embargo, en Flandes consiguieron librarse gracias al apoyo de los condes. También tuvieron que aceptar una cierta supervisión por parte de las autoridades eclesiásticas. Esto les permitió sobrevivir a lo largo de los siglos. En 1928 murió la última de las beguinas.

 

Un mundo aparte

Hoy en el beaterio de Brujas viven religiosas, pero sus puertas están abiertas durante el día. Es un pequeño espacio fácil de recorrer. Una vez entras por la puerta blanca al final del puente recorre el patio central . El extremo opuesto es la parte más antigua del Begijnhof y tiene algún rincón con verdadero encanto. Si Brujas es en sí, un mundo aparte, este lugar es un mundo aparte de Brujas.

LOS CISNES

La parte interior del Minnewater es el reino de los cisnes. Parece como si estuvieran aquí para este rincón, pero también son los protagonistas de una leyenda sobre la muerte de Brujas.

 

Contexto histórico

Corría el año 1488. Faltaban doce años para que Colón llegase a América. Los ciudadanos estaban orgullosos de la prosperidad de su ciudad y de las libertades con las que vivían. Después de varios siglos, habían conseguido una enorme riqueza. En parte, gracias al comercio de los paños que maravillaron al mundo durante la Edad Media. Pero el Conde de Flandes quería tener un mayor control sobre todo ello y acabó provocando la ira de la ciudad.

Los habitantes de Brujas se sublevaron contra el gobernador de la ciudad, lo hicieron prisionero y cortaron la cabeza a su hombre de confianza. Fue una declaración de guerra en la que la única derrotada fue la ciudad. Al perder el apoyo del Conde para el comercio, los barcos dejaron de llegar y, simple y llanamente murió.

 

La leyenda de los cisnes de Brujas

¿Y los cisnes? Pues tienen que ver con el gobernador porque de alguna manera son su espíritu. Se llamaba Pieter Lanchals y su apellido podría traducirse como “cuello largo”. De hecho, en su escudo de armas aparecía un cisne blanco. 

Pues bien, cuenta la leyenda que, tras sofocar la sublevación, el Conde ordenó que en lo sucesivo la ciudad cuidase y alimentase unos cisnes en lo que había sido su imponente puerto como recuerdo y escarmiento de lo ocurrido.

No se han encontrado los documentos que avalen este hecho. Pero el resto de la historia es real. Y lo que es cierto es que los cisnes acabaron por ocupar para siempre el lugar que habían ocupado los barcos.

 

La historia continuará

Pero aquí un pequeño anticipo. Aquel conde no era en realidad el poseedor del título. El verdadero conde era su hijo. Su corta edad (9 años) le impedía gobernar. Por ello, Maximiliano de Austria gobernaba en su nombre. El nombre del niño no era otro que el de Felipe de Borgoña, también conocido como Felipe El Hermoso, que años más tarde fue proclamado Rey de Castilla y, apenas tres meses después muriese en extrañas circunstancias. Pero esa es otra historia de la que pronto oirás hablar.

SINT - JANSHOSPITAAL

Historia

No se sabe con ciencia exacta cuando se produjo la fundación del Sint-Janshospitaal de Brujas. Pero existe un documento donde se recogen las normas del hospital que se remonta al año 1138. Es por ello que, a día de hoy, tiene el título del hospital más antiguo de Europa.

Este hospital San Juan no sólo se utilizaba para cuidar a enfermos, sino que además tenía la función de hospedar a los viajeros, transeúntes y peregrinos que pasaban por Brujas. Las salas del hospital del s. XIII y XIV son los componentes más antiguos de este alargado complejo. Sin embargo, no todos los enfermos eran aceptados, ya que los leprosos, enfermos mentales y enfermos contagiosos eran trasladados a otras instituciones.

Había una clara distinción en las tareas que realizaban los hombres y las mujeres. Las hermanas se encargaban del cuidado de los enfermos y de la cocina, mientras que los hermanos eran los encargados de la administración del hospital.

En el siglo XIX se construye un nuevo y moderno hospital en este mismo emplazamiento, pero se conserva los antiguos edificios.

 

Actualmente, el Hospital de San Juan se ha convertido en un espacio lleno de cultura e historia de la ciudad de Brujas. En el interior del hospital donde se encontraba la capilla del antiguo hospital hoy podemos contemplar el Museo Memling.

ONZE - LIEVE - VROUWEKERK

La Iglesia

Onze-Lieve-Vrouwekerk o La Iglesia de Nuestra Señora es uno de los puntos fuertes de Brujas.

Su fachada es peculiar: medio iglesia, medio fortaleza. Curiosamente, la iglesia tiene espacios generosos a su alrededor para que la puedas mirar desde la distancia adecuada, menos en su fachada principal, que queda un tanto encajonada en una calle estrecha junto a la entrada del Hospital. La torre, en cambio, puedes verla en todo su esplendor tanto desde los laterales como, sobre todo, desde la parte de atrás de la iglesia. Mide más de 120 metros de altura. 

Es uno de los edificios de ladrillo más altos del mundo, y está ahí desde el siglo XIII. La iglesia tiene dos entradas (que están en sus dos fachadas laterales). La del lateral izquierdo es la entrada general al templo. La del lateral derecho da también acceso al templo, pero a la parte en la que están sus más ilustres fantasmas.

Aquí te vas a encontrar con Miguel Ángel (el de la capilla Sixtina, la Pietà o el David…), vas a saber algo más de Felipe el Hermoso y vas a conocer a su madre, María de Borgoña. Todos están allí… al menos en parte…

 

El misterio de la Madonna de Miguel Ángel 

Es conocida en todo el mundo como La Madonna de Brujas. Es la única de las obras de Miguel Ángel que salió de Italia durante su vida, y desde el comienzo despertó una extraña fascinación. Y algo debe de tener porque tanto Napoleón como Hitler se apoderaron de ella. Se trata de una escultura en mármol de Carrara, algo más pequeña que si fuese de tamaño natural. La realizó en 1504, justo después de la Pietà que hay en el Vaticano y al mismo tiempo que hacía el David que está en Florencia. De hecho, la cara de la Virgen es la misma que la de la Pietà del Vaticano.

  • ¿Qué hace aquí esta obra?

El asunto no está muy claro. Parece que Miguel Ángel había hecho la escultura para la tumba del Papa Pío II en la Catedral de Siena, en la Toscana, pero el proyecto no llegó a cuajar y la pieza había quedado de alguna manera suelta. Justo en ese momento dos ricos mercaderes de Brujas que hacían negocios en Florencia vieron la escultura y quedaron fascinados. ¿Qué ocurrió? No lo sabemos, pero lo cierto es que, con el beneplácito del artista, la obra acabó en un mercante flamenco rumbo a Brujas para acabar en Onze-Lieve-Vrouwekerk. Miguel Ángel nunca lo había hecho antes y nunca más volvería a hacerlo.

  • La mirada

La obra está pensada para mirarla desde una determinada posición. Desde la izquierda y además, agachado. No es un capricho del artista. Es que Miguel Ángel diseñó la obra para Siena. Y allí iba a estar colocada a unos 8 metros de alto para ser contemplada desde este ángulo. Si la miras así podrás entender mejor dos elementos claves: la mirada de la Virgen y la aparente desproporción de la figura del niño.

Cuando contemplas la figura de frente parece como si la Virgen rehuyese tu contacto. Pero si cambias de posición descubres que es un mirada directa a la persona que está ahí. Con una expresión que mezcla por un lado tristeza pero al mismo tiempo serenidad. Es una expresión absolutamente humana. Hay incluso quien ve en ese mohín de los labios algo parecido a la sonrisa de la Gioconda; una expresión muy sutil.

 

Dos tumbas y un corazón

María de Borgoña es un personaje de leyenda, a pesar que murió muy joven. Fue Condesa de Flandes antes de cumplir los 20 años, y cinco años después moría en un accidente cuando practicaba su afición favorita: la caza con halcones. Su caballo tropezó, cayó sobre ella y le produjo heridas que acabarían con su vida unos días después.

Los libros de Historia dicen que la muerte de María de Borgoña supuso el fin del esplendor de Brujas y el comienzo de su lenta muerte. Eso ha acrecentado su leyenda. Fue enterrada aquí, en Onze-Lieve-Vrouwekerk, e hicieron para ella una espléndida tumba, refinada como lo era Brujas en ese tiempo.

  • Su pequeño tesoro

    Hoy, el interior de su tumba guarda un tesoro: una pequeña caja de plomo en la que está el corazón de su hijo, Felipe el Hermoso. Felipe, como su madre, también murió joven. Y también se convirtió en un personaje de leyenda al protagonizar una intensa  historia de amor y desamor con su esposa Juana la Loca. Felipe murió en España, en Burgos, cuando sólo tenía 27 años y acababa de ser nombrado rey consorte de Castilla. Su cuerpo padeció un largo y tortuoso viaje que duró varios meses hasta que fue enterrado en la catedral de Granada

    Hoy sigue descansando allí, al lado del de su esposa, que nunca se desprendió de su recuerdo. Pero, como en un guiño al destino, junto a su esposa, no está su corazón. No lo estuvo en vida ni tampoco tras su muerte. Porque justo después de morir, sus ayudas de cámara habían extraído su corazón y, con la complicidad de su hermana, Margarita de Austria, consiguieron embarcarlo rumbo a Brujas para que descansara para siempre junto a su madre. Así llegó hasta Onze-Lieve-Vrouwekerk, y aquí continúa.

  • Dos épocas, dos mundos

    Al lado de la tumba de María de Borgoña está la de su padre, Carlos el Temerario, que curiosamente se hizo 60 años después, porque su cuerpo había sido inicialmente enterrado en Francia. La diferencia de años se nota en las dos tumbas, y tiene más mensaje del que pueda parecer a simple vista. En ellas está escrito el destino de Brujas. La de María representa el esplendor y el orgullo de Brujas. Es de estilo gótico, es refinada, delicada y con una auténtica pasión por el detalle. La de Carlos en cambio habla de la decadencia de la ciudad. Fue encargada desde España y la pagó su tataranieto Felipe II desde El Escorial. Para entonces Brujas había perdido su libertad… aunque había contribuido a crear la dinastía más poderosa que habían conocido los siglos.

ROZENHOEDKAAI

El nacimiento de Brujas

Rozenhoedkaai o Muelle del Rosario es el punto más fotografiado de Brujas. Pero es mucho más. Porque justo aquí, hace 1200 años nació la ciudad. Brujas existe desde el siglo IX, la época mítica de estos invasores nórdicos. Los vikingos venían bordeando la costa del Mar del Norte. Llegaban en unos barcos tremendamente ligeros; desembarcaban y desde aquí lanzaban sus devastadoras incursiones tierra adentro. De hecho la palabra “Brujas” (Brugge, en flamenco) proviene de la palabra vikinga “Brygga”, que significa puerto o más bien, abrigo o refugio.

 

Todo  comenzó con una fortaleza

En aquellos tiempos estas tierras estaban en los límites de un reino que estaba empezando a formarse: Francia, y su rey decidió detener a los vikingos levantando aquí mismo una fortaleza. Fue así como Brujas “cambió de bando”. Dejó de ser un refugio para los invasores y se convirtió en plaza fuerte. Hoy no existe la construcción original, aunque sí muchos elementos que  formaron parte de ella.

 

Balduino Brazo de Hierro

Pero sería injusto colocar al rey de Francia como el fundador de Brujas. Quien realmente levantó la fortaleza y creó el primer asentamiento fue un personaje muy peculiar, que pasaría a la Historia como Balduíno I Brazo de Hierro.

Balduíno era el señor de estas tierras fronterizas en la época en que los vikingos aparecieron. Era un tosco noble, que en el año 862 hace una visita a la corte del rey de Francia y secuestra a su hija. El incidente causó un gran escándalo e incluso tuvo que intervenir el Papa. El rey decidió bendecir la unión después de recuperar a su hija. Crea para él el marquesado de Flandes y le pide que levante aquí una fortaleza para defenderla de los vikingos. Estas aguas fueron, pues, el primer puerto de Brujas. El origen de todo su esplendor.

 

El perfil inconfundible del Rozenhoedkaai

Con el paso de los siglos la ciudad fue creciendo y se fue formando su “skyline”, ese perfil inconfundible que puedes ver desde aquí. Estás en el Rozenhoedkaai, el Muelle del Rosario. El panorama está presidido por el Belfort, la torre de la plaza del mercado, símbolo de las libertades y del poder de la ciudad, cuyo carillón con la melodía de “Para Elisa”, de Beethoven, te ha ido acompañando desde que iniciaste el recorrido por la ciudad.

Tómate tiempo para disfrutar del lugar. También puedes probar un chocolate caliente en la chocolatería que tienes al lado, tomar un tentempié, dar un paseo en barca por los canales o, ¿por qué no? tomar una cerveza mientras miras el espectáculo.

 
 

MEESTRAAT

Los puentes de la ciudad

Aunque no hay mucho que contar sobre los puentes de Meebrug & Peerdenbrug si que merece la pena pasear por ellos. Se trata de los dos puentes más antiguos de la ciudad. Están ubicados en el Groenerie o Muelle Verde, que sirvió de inspiración para muchos artistas flamencos. 

Sin embargo, aunque la historia sobre ellos se escriba en pocas líneas, lo cierto es que se trata de un lugar especial. Pasear a las orillas del canal rodeado de verdes árboles, de casas con encanto o bien navegar por ellos, resulta cuanto menos, inspirador. Las vistas desde ellos son muy bonitas, sobre todo si acudes al amanecer o atardecer ya que la luz penetra entre las ramas de los árboles y se refleja en el agua.

BURG

Historia

Es hora de entrar en el Burg o Plaza del Poder. Durante 400 años aquí estuvo la fortaleza que levantó Balduíno I para hacer frente a los vikingos. Hoy no queda prácticamente nada de ella. El motivo es que en 1376 el Conde de Flandes Louis de Malle ordenó que la derribasen. En su lugar se construiría un edificio más confortable y más acorde al esplendor y la riqueza de Brujas.

 

El Ayuntamiento

El Ayuntamiento es uno de los edificios más bellos de Brujas. Fue el primero de estas características que se construyó, y luego fue copiado por otros muchos en Flandes. Si entras, sube al piso principal y entra en la gran sala de juntas. Son esas seis grandes ventanas que se ven desde la calle. Es una amplia sala gótica, que no necesita de columnas en medio para sostener el piso de arriba . Esta sala ha sido durante siglos el centro político de Brujas.

La fachada del Ayuntamiento está decorada con esculturas, pero las que ves no son las originales. Las originales las destruyeron los franceses durante su ocupación de Brujas en tiempos de la Revolución. Y es que los revolucionarios centraron en esta plaza buena parte de su actividad. El Burg representa el poder… y eran plenamente conscientes de ello.

EL SANTO GRIAL

La Basílica de la Santa Sangre y el Santo Grial

En la basílica de la Santa Sangre se venera una ampolla con lo que se dice que es la sangre de Cristo. Llegó a Brujas desde Tierra Santa durante las Cruzadas junto con el mito de El Santo Grial.

La basílica de la Santa Sangre son en realidad dos pequeñas capillas. Eran las capillas del antiguo castillo de los condes de Flandes . Ambas han conseguido llegar en pie hasta hoy, en parte quizás por lo que guardan en su interior: la ampolla que, según la tradición, contiene sangre de Jesucristo que fue recogida al pie de la cruz por su tío Juan de Arimatea.

 

Un viaje en el tiempo

La reliquia llegó a Brujas en tiempos de las Cruzadas, aunque hay dos versiones sobre cuándo exactamenteLa primera versión la puedes “leer” sobre la entrada principal. Dice que la trajo de Tierra Santa el Conde de Flandes, Thierry de Alsacia (el guerrero dorado que está a la izquierda de la puerta). Fue en el año 1150. Thierry participó en la Segunda Cruzada y, según esta versión, le entregó la reliquia allí mismo el rey de Jerusalén. Según la segunda versión, la Santa Sangre llegó un siglo más tarde. El protagonista es otro Conde de Flandes, en esta ocasión, Balduíno IX, que se fue a la Cuarta Cruzada, y participó en el saqueo que los cruzados hicieron en Constantinopla. La reliquia procedería de ese saqueo.

 

La búsqueda del Santo Grial

Desde la Edad Media se considera que el Santo Grial era la copa con la que Jesús celebró la última cena. El origen del mito del Santo Grial hay que buscarlo en Felipe de Alsacia (el guerrero dorado que hay a la derecha de la puerta principal). Felipe participó en dos Cruzadas. Según parece, de su primer viaje a Tierra Santa trajo un misterioso manuscrito y se lo entregó a su “escritor de cámara” para que hiciese con él un relato de caballerías. Ese escritor era Chrétien de Troyes. La obra se tituló Perceval o el Cuento del Grial. Pero Chrétien murió antes de terminarla, y dejó un misterio abierto para siempre. Estos dos guerreros dorados tendrían mucho de qué hablar.

MARKT

El Markt

El Markt es el verdadero corazón de la ciudad. Es la plaza de las cosas importantes… y eso se siente. A los pies de esta torre Brujas construyó toda su riqueza y su independencia, y durante siglos fue el símbolo de su orgullo. Hoy esa vitalidad de siglos sigue tan viva que, simplemente, se respira. Está dominada por el edificio que ves en la foto, que en realidad son dos construcciones más o menos independientes. Por un lado, el edificio de ladrillo de tejados puntiagudos es la Lonja de los Paños, el sitio donde se desarrollaba el comercio de la lana y los paños. Ahí se “cocinó” la riqueza y la independencia de la ciudad. Por otro, la torre de piedra, el Belfort, es la mejor expresión de esa riqueza y esa independencia; es el símbolo de las libertades ciudadanas.

 

La plaza del orgullo ciudadano

La plaza en su conjunto es una magnífica escenografía. El otro edificio singular de la plaza es el espectacular Palacio Provincial. Es un edificio muchísimo más reciente, pero hay que reconocer que en este caso consigue dar a la plaza un carácter realmente espectacular. Completan la plaza algunas casas históricas y una buena colección de pequeñas casas de fachada escalonada (todas ellas restaurantes). Y por supuesto, están los coches de caballos, el mercadillo de los miércoles, los turistas, las terrazas, el mercado de Navidad y la pista de hielo… El presente y el pasado juntos… y revueltos. Porque en esta plaza están todos los tiempos. Y todos ellos viven juntos desde hace aproximadamente 800 años.

BELFORT

El Belfort y la Lonja de los Paños fueron construidos hacia 1240. Al principio la torre era más baja. La parte de arriba, la que tiene 8 lados, donde está el reloj, fue añadida 200 años más tarde, en una época que no te es desconocida.

 

La historia de los cisnes

¿Recuerdas la historia de los cisnes, cuando los ciudadanos de Brujas se sublevaron contra Maximiliano de Austria? Pues bien, fue en medio de ese conflicto a vida o muerte cuando los ciudadanos de Brujas decidieron hacer más imponente el símbolo de su independencia. Y de hecho, a la sombra de la torre recién ampliada fue donde ocurrieron los momentos culminantes de la historia.

En esta plaza fue donde mantuvieron prisionero a Maximiliano. Estuvo tres meses encerrado en la casa Craenenburg. Está más o menos en la mitad de la plaza, a tu izquierda si das la espalda al Belfort. Y aquí también decapitaron al gobernador Lanchals.  Fue juzgado en unos estrados que levantaron delante del Belfort, y ejecutado aquí mismo a la vista de todos.

GALERÍA

LIVE your LIFE

Un destino por descubrir