LIVE your LIFE

descubre París

ÓPERA GARNIER

Su historia

Tras la decisión de Napoleón III de crear un nuevo edificio para la ópera, se organizó un certamen en el que más de 170 arquitectos presentaron sus proyectos. Finalmente el joven arquitecto Charles Garnier fue el que logró llevar a cabo el diseño del edificio. Los trabajos de construcción comenzaron en 1860. Después del elaborado trabajo realizado por 14 pintores y artesanos y 73 escultores, en 1875 tuvo lugar la inauguración del edificio. Curiosamente el propio arquitecto no fue invitado por lo que tuvo que costearse una entrada y colocarse en un segundo plano.

 

 

Un paseo por la Ópera Garnier

Durante el recorrido por el Palacio Garnier es posible contemplar el lujo y la opulencia que rodeaba a las personas que acudían a la ópera. Uno de los puntos más llamativos del edificio son los foyers: vestíbulos por donde los espectadores paseaban durante los entreactos. Están ricamente decorados con pan de oro y preciosos mosaicos. La sala de espectáculos, decorada en tonos rojos y dorados, está iluminada por una enorme araña de cristal que ilumina el curioso techo, obra de Marc Chagall. También resulta llamativo el pequeño tamaño de la sala ya que sólo cuenta con 1.900 asientos de terciopelo rojo. Sobre todo si lo comparamos con las vastas dimensiones del edificio, que ocupa 11.000 metros cuadrados. Probablemente otro de los elementos más llamativos del edificio sea la gran escalera de mármol blanco con una balaustrada de mármol verde y rojo que une los dos niveles.

 

Y como final…

La Ópera Garnier estuvo rodeada de leyendas. Entre ellas la más conocida es la de ‘El fantasma de la Ópera’. Fue escrita por Leroux. Ésta trata de un ser misterioso que causa el terror en la ópera para llamar la atención de una joven vocalista de la que está enamorado. El fantasma, además, chantajeaba a los gerentes para que le reservasen un palco. El número 5. 

PLACE DE LA CONCORDE

La Plaza de la Concordia se encuentra situada entre los Campos Elíseos y los Jardines de las Tullerías. Y, gracias a su historia, es una de las plazas más representativas de París.

 

Su pasado

La Plaza de la Concordia fue construida entre 1757 y 1779 bajo el nombre de Plaza de Luis XV. En el centro se encontraba una estatua ecuestre del rey para celebrar su mejora después de una grave enfermedad. Ya en 1792 la estatua es derribada y fundida y la plaza es rebautizada como la “Plaza de la Revolución”. Durante la Revolución Francesa se convirtió en un sangriento escenario debido a la instalación de la guillotina. En ella fueron ejecutadas más de 1.200 personas. Algunos de los personajes más destacados entre los decapitados fueron Maria Antonieta, Luis XVI o Robespierre. Con el final del régimen del terror, en 1795, la plaza fue rebautizada definitivamente como Place de la Concorde.

 

En la actualidad

La Plaza de la Concordia adquirió su aspecto actual entre 1836 y 1840, cuando se colocó en el centro un enorme obelisco proveniente de Lúxor donado por el virrey de Egipto.  Con más de 3200 años de antigüedad, 23 metros de alto y 220 toneladas, pertenece a la entrada del templo egipcio de Ramsés III. Sobre la superficie de granito rosa se distinguen jeroglíficos realizados durante el imperio de Ramsés II y III. 

Enmarcando el obelisco se encuentran dos fuentes monumentales de estructura romana. Representan esculturas en las que se mezclan figuras humanas con animales marinos. Se las conoce como Fuente de los Mares y Fuente de los Ríos.

La Plaza está cerrada sólo por uno de sus lados, donde se encuentran los imponentes edificios de la sede del Ministerio de la Marina y el Hotel de Crillon, uno de los más antiguos y lujosos del mundo.

CHAMPS ÉLYSÉES

Los Campos Elíseos (en francés Les Champs Élysées) es la principal avenida de París. Mide 1910 metros de longitud. Se extiende desde el Arco del Triunfo hasta la plaza de la Concordia. Su nombre proviene de la mitología griega, donde designaba la morada de los muertos reservada a las almas virtuosas. El equivalente del paraíso cristiano. 

 

Historia

La historia de los Campos Elíseos comienza en 1640 con la plantación de una gran alineación de árboles en lo que posteriormente se convertiría en la avenida. En 1724 la avenida adquirió su trazado actual aunque no se incorporaron las aceras hasta cien años después. En la actualidad, constituye un importante espacio para los amantes de las compras. Además de uno de los más preciosos parajes para pasear de toda la ciudad.  Pese a su actual carácter excesivamente turístico, los Campos Elíseos han sido escenario de acontecimientos históricos como el desfile militar que celebró la liberación de París en 1944 tras la ocupación nazi.

Desde 1975, la línea de meta de la última etapa del Tour de Francia está situada en esta avenida. Además, la entrega de premios final se celebra al lado del Arco del Triunfo.

 

Entorno

Se encuentra dividida en dos partes que se pueden diferenciar fácilmente. La zona más baja de los Campos Elíseos, situada junto a la Plaza de la Concordia, se encuentra rodeada de jardines. Estos están presididos por imponentes edificios como el Palacio del Descubrimiento, el Petit Palais y el Grand Palais. La parte alta de los Campos Elíseos comienza en la Place de l’Etoile junto al magnífico Arco del Triunfo. Está compuesta por tiendas de lujo, restaurantes, cines y algunos grandes almacenes. Al finalizar la Avenida de los Campos Elíseos, en el lado opuesto al Arco del Triunfo se extienden la Avenida de la Gran Armada y la Avenida de Charles de Gaulle. Llevan hasta el Gran Arco situado en el moderno barrio de La Defensa. Uno de los principales centros de finanzas de la Unión Europea.

ARC DU TRIOMPHE

El Arc du Triomphe es, junto a la Torre Eiffel, el monumento más representativo de París. Representa las victorias del ejército francés bajo las órdenes de Napoleón. Su construcción se alargó durante treinta años: Napoleón ordenó su levantamiento en 1806 al finalizar la batalla de Austerlitz y se concluyó durante el mandato de Louis-Philippe. El arquitecto fue Jean-François Chalgrin. El Arco del Triunfo ha sido testigo de innumerables momentos históricos. Destacan: el paso de los restos mortales de Napoleón el 15 de diciembre de 1840 y los desfiles militares de las dos guerras mundiales en 1919 y 1944.

 

Historia

Napoleón Bonaparte estaba decidido a construir este arco tras su victoria en la batalla de Austerlitz (1805). Prometió a sus hombres: «Volveréis a casa bajo arcos triunfales». Aunque, inicialmente, deseaba que se construyera en la plaza de la Bastilla, al este de París, que era por donde los ejércitos iban a volver de la guerra. Sus 4 pilares fueron decorados con altorrelieves alegóricos. El Triunfo, la Paz, la Resistencia y el más célebre de ellos, “Le depart de volontaires de 1792” (la partida de voluntarios), más conocido como la Marsellesa. La Libertad, representada por una mujer alada, anima a los franceses a luchar por su libertad.

 

El interior

En la base del Arco del Triunfo se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido. Se trata de un monumento erigido en 1921. Con una llama siempre encendida representa a todos los franceses que murieron en la Primera Guerra Mundial y nunca fueron identificados. En ella se lee: “Ici repose un soldat français mort pour la Patrie 1914-1918” (aquí yace un soldado francés que murió por la Patria). Cada 11 de noviembre, fecha de la firma del armisticio entre Francia y Alemania en 1918, se realiza un acto conmemorando a aquellos héroes anónimos. En los cuatro pilares del arco están grabados los nombres de las batallas ganadas por los ejércitos napoleónicos y los de 558 generales franceses. Algunos de los cuales murieron en combate y cuyos sus nombres se encuentran subrayados.

NOTRE DAME

Historia

Construida entre 1163 y 1245 en la Île de la Cité, la Catedral de Notre Dame de París es una de las catedrales góticas más antiguas del mundo. El nombre de la catedral significa Nuestra Señora, dedicada a la Virgen María, y en ella se han celebrado importantes acontecimientos. Entre ellos destacan la coronación de Napoleón Bonaparte, la beatificación de Juana de Arco y la coronación de Enrique VI de Inglaterra.

Durante la Revolución Francesa, en 1793, la catedral fue convertida a un “Templo de la Razón”. Muchos de sus tesoros fueron destruidos o robados. Gran parte de las esculturas fueron martilladas y golpeadas hasta su destrucción e incluso reemplazaron a la Virgen Maria en varios altares por imágenes de la libertad. Durante este periodo la catedral terminó convirtiéndose en un almacén de comida. No fue sino hasta 1845 que se inició un programa de restauración el cual duró 23 años.

 

La visita

Tiene dos torres de 69 metros en su fachada. Accediendo a la parte superior de las torres, además de apreciar las fantásticas vistas. Podréis visitar el campanario en el que vivió el mítico Jorobado de Notre Dame y ver de cerca las múltiples gárgolas. Para ello tendréis que acceder a través de la entrada del lateral izquierdo de la catedral y subir sus 387 empinados escalones a pie, ya que Notre Dame no dispone de ascensor. Mi recomendación es que vayáis tempranito porque las colas que se forman son muy largas y pueden llegar a durar más de dos horas.

 

A la noche

Sin duda uno de los paseos más recomendables que hice en París fue el de rodear la catedral a la noche. La luna lucía bien alta y el gran ambiente a orillas del Sena invitaba a continuar caminando. Muchos jóvenes se reunían a orillas del río con instrumentos musicales y cervezas para disfrutar de un entorno privilegiado.

LES TUILERIES

Su historia

En 1564 comenzaron las obras de construcción del Palacio de las Tullerías. Bajo las caprichosas órdenes de Catalina de Medicis, iría acompañado por unos preciosos y extensos jardines de estilo florentino. El palacio y sus jardines deben su nombre a las fábricas de “tuilles” o tejas, que antes se encontraban situadas en ese lugar. Los jardines se convirtieron en el lugar de celebración de lujosas fiestas en las que los invitados disfrutaban entre los verdes parajes, fuentes y esculturas. En aquella época los jardines se encontraban rodeados por altos muros que protegían la privacidad de la alta sociedad. Tras el traslado de la Corte a Versalles, el palacio y los jardines quedaron en el abandono y no volvieron a recuperar su esplendor hasta su vuelta, cuando los jardines fueron transformados al estilo inglés. Posteriormente Napoleón ordenó la construcción del Arco de Triunfo del Carrusel, uniendo los jardines con el Louvre.

En 1870 el Palacio de las Tullerías fue destruido a manos de la Comuna de París, pero los jardines lograron salvarse y sobrevivir hasta nuestros días como jardines públicos.

 

Arte en Les Tuileries

Separa el musée du Louvre de la Place de la Concorde. Es un lugar de paseo para parisinos y turistas en el que se pueden observar estatuas de Maillol, otras de Rodin o de Giacometti. Los dos estanques incitan al descanso. El musée de l’Orangerie en el cual los visitantes pueden admirar las obras de Monet está instalado en la parte suroeste de Les Tuileries.

MUSÉE DU LOUVRE

Inaugurado a finales del siglo XVIII, el Museo del Louvre es el museo más importante de Francia y uno de los más visitados del mundo. Actualmente recibe más de ocho millones de visitantes cada año. Formado a partir de las colecciones de la monarquía francesa y las expoliaciones realizadas durante el imperio Napoleónico, el Museo del Louvre abrió sus puertas en 1793 mostrando un nuevo modelo de museo, que pasaba de las manos de las clases dirigentes al disfrute del público general.

 

Arquitectura

El Museo del Louvre se encuentra alojado en el Palacio del Louvre, una fortaleza del siglo XII. Antes de que se convirtiera en museo, algunos monarcas como Carlos V y Felipe II utilizaron el palacio como residencia real en la que acumulaban sus colecciones artísticas. Tras el traslado de la residencia real al Palacio de Versalles, el impresionante edificio de 160.000 metros cuadrados comenzaría su proceso de transformación en uno de los museos más importantes del mundo. En 1989 se construyó una pirámide de cristal rompiendo la monotonía de los grandes bloques grises del museo, que en la actualidad sirve como puerta de acceso.

 

Las colecciones

La colección del Louvre comprende cerca de 300.000 obras anteriores a 1948, de las que se exponen aproximadamente 35.000. La inmensa colección está organizada de forma temática en diferentes departamentos: antigüedades orientales, antigüedades egipcias, antigüedades griegas, romanas y etruscas, historia del Louvre y el Louvre medieval, pintura, escultura, objetos de arte, artes gráficas y arte del Islam.

Entre las pinturas más importantes del museo merece la pena destacar las siguientes:

  • La Gioconda de Leonardo da Vinci.
  • La Libertad Guiando al Pueblo de Delacroix.
  • Las Bodas de Caná de Veronés.

Entre las esculturas las obras más sobresalientes son:

  • La Venus de Milo de la Antigua Grecia.
  • El escriba sentado del Antiguo Egipto.
  • La Victoria Alada de Samotracia del periodo Helenístico de la Antigua Grecia.

PONT ALEXANDRE III

Construcción

El Pont Aleixandre III fue construido por el ingeniero francés Amédée d’Alby y el renombrado ingeniero Louis Jean Resal.  Los trabajos se iniciaron en 1896 y la primera piedra fue colocada por el Zar Nicolás II en el octubre de ese año. Su construcción fue un homenaje a la alianza franco-rusa en 1892 que su padre, el zar Alejandro III, había completado. A pesar de que el puente fue terminado en aproximadamente dos años, algunos de los elementos ornamentales adicionales tomaron más tiempo para concluirse. Finalmente se inauguró en 1900 para la Exposición Universal de París.

El puente Alejandro III une Los Inválidos, a un lado del Sena, con el Grand y el Petit Palais del otro. La vista panorámica que ofrece de ambos edificios, así como de la torre Eiffel y del propio Sena, hacen de este puente un magnífico paseo, tanto de día como por la noche.

 

Decoración

Sus extremos están decorados con 4 pilones monumentales de 17 metros de altura. Están adornados con 4 caballos alados de bronce dorados que simbolizan el éxito de las artes, las ciencias, el comercio y la industria.

En la orilla derecha o lado norte del río, que es el lado donde se encuentra el Grand Palais, se puede descubrir:

  • ‘La renommée des sciences’
  • ‘La renommée des arts’  

En la orilla izquierda del río Sena, que es el lado se encuentra Les Invalides, se encuentran: 

  • ‘La renommée du commerce’
  • ‘La renommée de l’industrie’

A cada lado del puente Pont Alexandre III se encuentra la escultura de cobre batido que representa las ‘Ninfas de Neva con las armas de Rusia, y en el lado opuesto, se encuentran las ‘Ninfas del Sena’ de nuevo esculpida en cobre batido, pero con el escudo de armas de Francia

LES INVALIDES

Historia

El imponente complejo arquitectónico formado por el Palacio Nacional de los Inválidos fue edificado en 1670 por el rey Luis XIV como residencia para los soldados franceses retirados del servicio en agradecimiento por disponer de sus vidas al servicio de la monarquía. A finales del siglo XVII albergaba a 4.000 hombres, quienes colaboraban con el mantenimiento del ejército desde su retiro, confeccionando uniformes y calzado. El edificio también cuenta con un Hospital donde se enviaba a los heridos más graves y que hoy en día aún sigue en funcionamiento.

El Palacio Nacional de los Inválidos es uno de los monumentos más importantes de París por ser una parte importante del pasado de la armada francesa. En el interior también se puede visitar el extenso Museo del Ejército.

 

La Iglesia de Les Invalides

La iglesia de Los Inválidos fue concebida para servir al rey y a los soldados. Aunque todos asistían a misa de forma simultánea, debían acceder al templo por lugares diferentes.

  • La iglesia de los soldados o Saint Louis des Invalides: esta parte de la iglesia está decorada con un centenar de trofeos que fueron arrebatados al enemigo, los cuales representan la historia del ejército francés desde 1805 hasta el siglo XX.
  • La iglesia del domo: construida entre 1677 y 1706. Luis XIV deseaba una construcción que permitiera la asistencia a la misma misa de los soldados y del propio rey, pero sin que el soberano tuviera que mezclarse con los soldados. Finalmente, Jules Hardouin-Mansart dio solución al problema dividiendo el proyecto original de templo en estas dos iglesias separadas. Desde el exterior, la cúpula dorada de 100 metros de altura resulta llamativa desde diferentes partes de la ciudad.

 

Mausoleo

El mausoleo está organizado alrededor de los restos mortales del emperador Napoleón I. Situados en el centro de una cripta circular en torno a la cual se glosan las hazañas y los logros de su reinado. En la misma cripta, aunque en lugares menos expuestos, están enterrados también los generales Duroc, Bertrand y Lasalle. En el piso superior a la cripta, desde el que se puede observar el sepulcro imperial, están expuestos los sarcófagos de José I de España y Jerôme Bonaparte, hermanos de Napoleón; Napoleón II, hijo de Napoleón; y los mariscales Foch y Lyautey, en diferentes compartimentos laterales.

TOUR EIFFEL

La Tour Eiffel

La Tour Eiffel fue diseñada por el ingeniero francés Alexandre-Gustáve Eiffel con motivo de la Exposición Universal de 1889 en París. Ésta conmemoraba el centenario de la Revolución Francesa. Su construcción duró poco más de dos años y en ella trabajaron 250 obreros. Inicialmente la torre fue objeto de controversia: los artistas del momento la consideraron monstruosa y, dada su baja rentabilidad al terminar la exposición, se planteó la posibilidad de derruirla en diferentes ocasiones.

Inicialmente, Eiffel había presentado su proyecto de torre a los responsables del Ayuntamiento de Barcelona, pero rechazaron el proyecto. Tras la negativa de Barcelona, Eiffel, presentó su proyecto a los responsables de la Exposición Universal de París. Aceptaron construir la torre, aunque sin mucho entusiasmo. Y, además, con el carácter de una construcción temporal, por lo que se fijó el año de 1900 como la fecha límite para que fuera desmontada.

 

Un cambio en la Historia

Sin embargo, sería el ejército francés quien acabaría por salvar la vida de la Torre Eiffel, ya que tras unas pruebas militares con equipos de transmisiones se llegó a la conclusión de que la torre era un lugar privilegiado para la instalación de antenas y equipos de radio. Con ello, la Torre Eiffel ya tenía un uso práctico que justificaría su amnistía y pararía los proyectos de desmontaje. Con ella se captaron mensajes que ayudaron a los aliados de forma decisiva.

 

Hoy en día

Actualmente y gracias al auge de París como destino turístico internacional, la Tour Eiffel es el monumento más visitado del mundo con más de 7 millones de visitantes anuales. Y no es para menos. A sus pies podrás ver un atardecer como este que pude contemplar. Podrás sentarte en el césped de los Champs de Mars, pasear hasta llegar a Trocadero, montar en el carrusel a los pies del monumento o cenar en un ambiente insuperablemente romántico.  

MONTMARTRE

Bienvenidos a Montmartre, también conocido como el “barrio de los pintores”. Sus pequeñas y empinadas callejuelas constituyen un entramado que incluye desde los más antiguos cabarets hasta los alrededores de la Basílica del Sagrado Corazón, repletos de restaurantes con terrazas y pintores.

Fue una población independiente hasta 1860, cuando pasó a convertirse en el distrito XVIII de París. Ya a finales del siglo XIX el barrio adquirió muy mala fama debido a los cabarets y burdeles que se instalaron en la zona. Diferentes artistas que lo consideraban un barrio encantador se trasladaron allí para convertirlo en el maravilloso lugar que es en la actualidad.

 

Moulin Rouge

A veces cabaret de noches locas, otras teatro y cine e incluso escenario de music-hall con bailarinas saliendo de tartas. La leyenda del Moulin Rouge se ha forjado a lo largo del tiempo. Desde hace más de 120 años, el Moulin Rouge es uno de los centros de Montmartre. 

El cabaret Moulin Rouge fue fundado en 1889 por Joseph Oller (1839-1922) y Charles Zidler (1831-1897). La intención de los fundadores de este cabaret, inaugurado el 10 de octubre al pie de la colina de Montmartre, era crear un lugar dedicado al entretenimiento para un público diverso. Gracias a su ubicación en un barrio de moda como el 18.º distrito de París, todavía una zona rural en aquella época, el cabaret cobró fama rápidamente sirviendo de inspiración a artistas conocidos internacionalmente, como Henri de Toulouse-Lautrec o Auguste Renoir.

Durante los primeros años del Moulin Rouge se fueron sucediendo noches de fiesta. En ellas corría el champán y actuaban famosas bailarinas. En esta época nació la célebre cuadrilla que conocemos como el «cancán francés». El establecimiento servía bebidas mientras los invitados disfrutaban del espectáculo o bailaban en la pista instalada para ello. Con una arquitectura poco convencional y una decoración extravagante, que incluía un elefante en el jardín, el Moulin Rouge no podía sino atraer a una sociedad con ganas de diversión.

 

Le mure des je t’aime

El muro de los “je t’aime” (“te quiero”), es la obra imaginada por Frédéric Baron y Claire Kito. Es un lugar ineludible para los enamorados de todo el mundo que vienen a París, capital del romanticismo. El muro, construido sobre una superficie de 40 m², está compuesto por 612 azulejos de lava esmaltada. Sobre ellos florecen 311 « te quiero » en 250 idiomas. Las chispas de color rojo sobre el fresco simbolizan los trozos de un corazón roto como reflejo de una humanidad que se desgarra y que el muro trata de reunir. Este monumento insólito dedicado al amor está erigido en una plazoleta de la place des Abbesses, sobre la colina de Montmartre.

 

Place du Tertre

La plaza es famosa por los retratistas y los pintores. En este lugar exponen y pintan sus obras al aire libre. Es uno de los emplazamientos más emblemáticos y una de las principales atracciones turísticas de París. Rememora la bohemia parisina del siglo XIX y principios del siglo XX, donde Montmartre fue la cuna del Impresionismo. A principios del siglo XX, vivieron en la Plaza de Tertre o en sus cercanías diversos pintores pobres que luego fueron mundialmente conocidos, como Picasso y Utrillo.

SACRÉ COEUR

La Basílica del Sagrado Corazón (Sacré Coeur), es uno de los lugares sagrados más importantes de la ciudad. Se encuentra situada en lo alto de Montmartre, una colina de 130 metros de altura desde donde se contemplan unas vistas magníficas de París.

La basílica, obra de Paul Abadie, comenzó a construirse en 1875 al terminar la guerra franco-prusiana. Pero no pudo ser concluida hasta el final de la Primera Guerra Mundial. Y se completó en 1914. Fue consagrada como basílica a los cinco años de su construcción, el 16 de octubre de 1919. Las dimensiones de Sacré Coeur hablan por sí solas: 83 metros de longitud, 35 metros de anchura y una torre de 83 metros de altura. Muchos elementos decorativos de este edificio simbolizan el nacionalismo francés, como el pórtico principal adornado con estatuas ecuestres de Juana de Arco y Luis IX

 

Arquitectura

De estilo romano bizantino y decorada con varias cúpulas. Su campana, “la Savoyarde”, es la más grande de Francia y una de las más pesadas del mundo. En el interior del templo, concretamente en su ábside, se puede ver otra pieza de récord: el mosaico más grande del mundo, que cubre una superficie de 475 metros cuadrados. Para la construcción de esta impresionante iglesia católica se utilizó travertino. Es una roca sedimentaria que rezuma calcita constantemente, asegurando así la blancura permanente del edificio a pesar de la erosión y polución.

 

Un destino de cine

Muy cerca, en la plaza Saint Pierre, cientos de turistas acuden en busca del romántico carrusel donde Amélie busca a su estrambótico enamorado. Es casi tan popular como la Place du Tertre, donde se concentra un buen número de pintores callejeros que recuerdan que, antes que Amélie, por aquí pasaron Cezanne, Monet, Van Gogh o Picasso.

 

Anochecer en Sacré Coeur

Sin duda algo recomendable es ver anochecer desde las escaleras de la basílica. También lo es pasear por las callejuelas del barrio de Montmartre. En mi caso lo hice de vuelta al hostel para despedirme de París. Un agradable paseo después de unos fantásticos días por la capital francesa. 

GARE DU NORD

Desde París en tren

La Estación de París Norte, Estación del Norte o Gare du Nord es la estación ferroviaria más importante de Francia y una de las más grandes del mundo. Recibe cerca de 200 millones de pasajeros por año.

El edificio es obra del arquitecto Jacques Hittorff aunque la primera estación del Norte fue construida por el profesor de arquitectura Léonce Reynaurd. Se inauguró en junio de 1846 con el servicio de tren entre París, Amiens y Lille. Pero como era demasiado pequeña se demolió parcialmente en 1860 y la fachada de piedra se llevó a la localidad de Lille.

La nueva construcción se realizó entre 1861 y 1865. Se caracteriza por sus bloques de piedra y su decoración de 23 estatuas que representan las ciudades a las que llega la compañía ferroviaria.  El forjado es de hierro fundido, las columnas se hicieron en Escocia y en 1884 tuvo que volver a ser rediseñada por el caudal de pasajeros. 

GALERÍA

LIVE your LIFE

Un destino por descubrir